26 octubre 2008

CIRCULAR POR LOS GUÁJARES

*

Guájar Alto a la vista, y como pájaros que nos dejamos caer como en picado hacia abajo.
*
Centenaria encina junto a la que pasamos ya muy próximos al fin de nuestra marcha
*
Y aquí, abasteciéndonos de agua en el Sahoncillo, porque la verdad es que ya nos estaba faltando y el calor y el terreno que pisábamos nos la iba pidiendo
*
Con vistas ya tan reconocidas como aquella de la Giralda al fondo, a la izquierda; y que ya nos sonaban de algo. Anunciando que esta vuelta de 360º por esta serranía ya empezaba a tocar fondo y nunca mejor dicho. Siendo éste el punto más alto de la ruta, sobre los 1.095 m.a.
*
Carril por el que continuamos con la retomada marcha de los pasos
*
Y después de una dura subida...q ué mejor que un descanso y reponer energías!
*
Y allá al fondo, tenemos a la bella Almuñécar, con la tranquila mar que la acariciaba hoy para más señas
*
Naturaleza pura sobre la que nos movemos pues, tal y como observamos. Con una gama de colorido que iba haciendo que fijásemos la vista sin más remedio, curva tras curva, barranco tras barranco. Aquí, testigo en solitario y muestra clara de supervivencia del último incendio, allá sobre finales del siglo pasado.
*
Con muestra de antiguos fuegos como vemos que arrasaron estos hermosos parajes tan naturales como ellos solos
*
Senderillo que está plagado de aulagas y sobre el que debemos de alzar los brazos de vez en cuando para no pincharnos
*
Mar Mediterráneo y costa Tropical que tenemos debajo de nuestros pies. Abajo, sobre el ángulo inferior izquierdo de la fotografía, se encuentra la localidad de Molvízar, como más referencia de las mismas
*
Sendero sobre el que, tirando de objetivo, tenemos a Salobreña a un tiro de piedra, allá abajo, Peñón de la misma incluido
*
Y que abandonamos en este punto, tomando la vereda de la izquierda en vez de continuar carril adelante. Por decisiónm, por supuesto, de los primeros de la fila, alargando la ruta en unos cuantos kilómetros más, pero que mereció la pena de verdad el rodeo que le dimos al monte.
*
Para al poco, desviarnos por este otro con hermosas vistas ahora hacia la costa granadina
*
Marcha que realizamos por el mismo carril que nos trajo, regresando sobre nuestros propios pasos
*
Y junto al que hacemos un pequeño alto en el camino para reagruparnos y poder continuar con la marcha de los pasos
*
Zona ésta de magníficos castaños. Aquí, sobre los 980 m.a. véase esta magnífica muestra y talla
*
Vistas también de Gujar Faragüit y viñedos que nos rodean, ya despojados de su fruto, y con el adorno y mano del otoño sobre el que nos movemos
*
Con abundante vegetación en flor hoy. Aquí, ejemplo de ello, con el brezo como primer y vistoso plano. Además del romero y multitud de plantas aromáticas que por aquí se multiplicaban y multiplicaban.
*
Desembocando al final sobre este carril carretero que lleva a Lentejí
*
Sendero hasta aquí , que está señalizado con los colores como vemos: blanco y naranja
*
 Vamos dejando atrás las vistas de Guájar Alto y el camino recorrido a nuestras espaldas, marchando por este sendero señalizado como del Río de la Toba, justo por debajo del Mirador sobre el que nos encontramos, el de la Rebalosa.
*
 Cruzamo el baranco de la Fuente Santa...
*
Caminando incluso por este antiguo camino de herradura, con restos en piedra como vemos, paso obligado, en el pasado, de viajeros
*
Paisaje que no deja de sorprendermos en cada curva del sendero
*
Para enseguida tomar este carril que vemos; y ya, todo cuesta arriba, meterle la primera
*
Carretera abajo, que caminamos un poco ahora...
*
Llegada que como vemos fue de los más acogedora, cartel incluido de "Bienvenidos" obra de Mari Carmen a quien le doy las gracias por la parte que me toca desde esta bitácora; extensible cómo no y por simpatía al resto de compañeros de nuestro Club de Senderismo
 *
Llegada a Guájar Alto con sorpresa incluida; esos sabrosos pestiños por obra y gracia de nuestra compañera María José, organizadora de laruta
*

Fotografía de los Guájares (Guájar Fondón y Guájar Faragüit) tomada desde el autocar durante el camino hacia la localidad de Guájar Alto
*

CIRCULAR POR LOS GUÁJARES
<->
La ruta de hoy nos lleva hasta Los Guájares, cuya etimología proveniente del vocablo árabe “Wa-run” significa abrupto, lugar escarpado y de difícil acceso. Zona esta granadina que está formada por tres municipios con un mismo Ayuntamiento situado en el pueblo de en medio: Guájar Faragüit. Faragüit que quiere decir “jardín escondido” y que está situado junto al río de la Toba. Ruta esta del río que hicimos hace ya un tiempo y de lo más gratificante por cierto.
Debajo tenemos Guájar-Fondón; y arriba Guájar-Alto hasta el que nos dirigimos desde Granada. con dirección Motril por la Autovía A-44 (37 km) , continuando por la nacional 323 (15 km).; girando a la derecha en el desvío "La Bernardilla – Los Guájares" para tomar la GR-SO-18 . En 6.5 km pasaremos por Guájar Faragüit y en 6 km más habremos llegado a Guájar Alto.
Así que, aquí estamos, estrenando cambio oficial de hora, con todo lo que conlleva, y con ese generoso y amable cartel de "Bienvenidos", obra y gracia de Mari Carmen y gustoso detalle de la socia y anfitriona, María José, de unos sabrosos pestiños que repartió por toda la tropa. A 450 m.a., sobre las 10 h.; carretera y manta hacia abajo que le damos a los pies poniéndolos en marcha. Caminando primero por un corto carril hormigonado, vereda antigua y "tallada en piedra" después con cruce de barranco, debidamente señalizada al poco, hasta alcanzar el Mirador de la Rebalosa y el carril carretero después. Y que, en unos 9 km. de recorrido, y a unas dos horas y media del mismo, nos lleva hasta la zona de los castaños, sobre los 980 m.a., y en donde descansamos un poco, degustando de su excelente fruto;, amén de la zona de viñedos que nos rodean dando muestra de que la cosecha ya por aquí comprobamos que ya ha sido recogida. Ruta que hay que advertir, especialmente por todo el trayecto de carriles y sendero que nos moveremos a continuación que no está señalizada pues; y que puede dar a confusión si no se conoce bien todo este entramado de caminos, aunque como siempre lo importante es no perder el norte, como casi en todo en la vida, evidentemente.
Vistas mientras tanto que vamos sumando y guardando en nuestras retinas y cámaras digitales, como las de la Giralda, los montes de Guájar Faragüit, Treslindes (Guájar Alto, Lentejí y Albuñuelas ), el Chaparral, El Tajo Fuerte entre otras. Y como las del Cerro de la Cruz, Los Picones y Fuerte Alto que dejamos atrás y a nuestra derecha.
Continuamos con el sendero de los pasos volviendo un poco por el carril que hasta aquí nos trajo, cambiando de carril al rato, para tomar la vereda de la izquierda, a las tres horas y media desde el inicio de la caminata, que nos sorprende al final con otra tanda de imágenes imborrables, las de las localidades de Salobreña, Molvízar y Almuñécar que se nos presentan sobre el horizonte al descubierto, todo al paso de una estrecha vereda en donde las aulagas van haciendo gala de su naturaleza.
Tras otra hora y media de camino, sobre los 1.035 m.a. y a unos 16,4 km. de nuestro recorrido, y después de salvar una que otra, barranco tras barranquera, haciéndose casi interminable esta parte de la ruta, por la aspereza del terreno, y tomarnos a continuación ese bocadillo que nos sabe a gloria sobre la naturaleza, dejamos la vereda para incorporarnos de nuevo al carril carretero, disfrutando ahora de las propias de la Sierra de Lentejí; descendiendo a continuación hasta el Sahondillo. Recorrido que nos lleva otra hora escasa más de caminar, y lugar en donde podemos repostar agua si nos faltase.
Continuamos con el camino de los pasos y seguimos descendiendo pasando junto a las Haza del Pinar, La Villa el Monte, la Viña con vistas de nuevo a Guájar Alto y en donde pasamos junto a una encina centenaria, tras otros cuarenta minutos de marcha acumulada.
Quince minutos más y estamos de nuevo en esta última localidad de Guájar Alto y en donde el autobús nos estaba esperando para llevarnos de nuevo a casa.
Trayecto de regreso en donde nos sorprendió ya de noche el incendio de un vehículo junto a la carretera con varias explosiones incluidas y que provocó una enorme retención en ambos sentidos de la "semi-autovía" o "autopía" de la Costa, al poco de dejar atrás el antiguo túnel de Ízbor.
*
DATOS BÁSICOS DEL RECORRIDO:
<->
- Acceso: Tomando la A-44 desde Granada con dirección Motril, la abandonamos en el desvío de la Bernardilla - Los Guájares, hasta la localidad de Guájar Alto en autobús.
- Participantes: 52 miembros del Club Senderista El Bastón
- Itinerario: Guájar Alto - Guájar Alto
- Duración del recorrido: 7 h. 30' en total, incluidos descansos ( unas 6 h. 40' sin descansos)
- Distancia del recorrido: 27,5 Km.
- Trayecto: circular
- Desnivel máximo alcanzado en la ruta: : 645 m.
- Dificultad: Media
- Agua: Sahondillo y Fuente de los "Tres Caños" o de "Casas Altas", en Guájar Alto

19 octubre 2008

FERREIRA - PUERTO DE LA RAGUA - BAYÁRCAL

*

No sin antes hacer una pequeña visita a este bello municipio de la alpujarra almeriense; Bayárcal, a 1.250 m.a. En donde podemos comprobar, in situ, la interesante construcción heredada de sus viviendas realizada a la antigua usanza. Pueblo que está cobijado a las faldas del Chullo y el más alto de toda la provincia. Aquí, en ésta, podemos apreciar un ejemplo significativo y detalle d e esa construcción heredada, los famosos terraos , sobre sus blancas casas y chimea tan característica; además de su iglesia mudéjar al fondo bajo un mar de nubes que hoy habían sido nuestras compañeras de viaje por esta otra vertiente, la sur de Sierra Nevada.

...en donde nos estaba esperando el autobús para traernos de regreso a Granada tras unas 7 horas de marcha total (incluidos descansos) y unos 23,5 km. recorridos de distancia, paso tras paso

Carretera que ya tomamos, en sus últimos metros, antes de la entrada al pueblo alpujarreño de Bayárcal que tenemos detrás de esta última curva...
*
Y con la vista atrás hacia el Puerto de la Ragua que dejamos allá arriba, cubierto totalmente de nubes
*
Castaños que vamos dejando atrás, a esta margen de la carretera, con la cuneta llena de los iconfundibles erizos que envuelven su fruto
*
...con la carretera
*
Y con esta última aupada, nos ponemos a nivel...
*
Útima bajada de importancia que hacemos como en picado con este fuerte constraste en el paisaje; en donde podemos ver algunos bancales y restos de algunas antiguas casas levantadas piedra sobre piedra.
*
Observando cómo las setas, unas comestibles, otras no tanto, otras totalmente prohibidas para el hombre, siguen por aquí haciendo acto de presencia
*
Cambiando la vegetación ahora, dando paso los pinos y matorral almohadillado espinoso, a las encinas autóctonas, ya que vamos caminando hacia la solana
*
Sendero GR-7 que está debidamente señalizados como vemos en tiempo y forma y que pasa junto a antiguas eras y algunos tajos importantes
*
Sendero que sube y baja, caminando casi siempre por debajo del trazado de la carretera pasando incluso por algunos puntales a los que nos asomamos para regocijarnos con el paisaje, barranco abajo del río "Anchuelo".
*
LLegando a la Posada de los Arrieros, antigua Venta del Barranco, en donde hacemos un alto en el camino para el descanso y tomarnos ese bocata que nos sabe a gloria terrestre. Habiendo invertido hasta aquí unas 4 h. 30' desde que iniciamos la marcha y bajo una débil lluvia que empezó a hacer acto de presencia y que nos acompañaría hasta Bayárcal
*
Barranco que se alarga y alarga y que cruzamos de una margen a otra en varias ocasiones.
*
Con estos ejemplares de Amanita muscaria, la llamada matamoscas, hongo micorrizógeno muy común, y que nos salen al paso
*
Disfrutando con este magnífico paisaje... pinos, álamos, que ya empezaban a vestirse con sus colores de otoño, sobre un sotobosque de escaramujos, agracejos, majoletos, rascaviejas, etc.,etc....
*
GR-7 que vamos serpenteando a veces, salvando el terreno que pisamos y nos vamos encontrando
*
Llaneando primero y bajando después barranco y arroyo abajo
*
Y tras hacer aquí un pequeño alto en el camino, continuamos por el GR-7 con dirección hacia Bayárcal como vemos, compartiendo además pasos y pisada con el GR-140 que discurre entre el Puerto de la Ragua y el Cabo de Gata.
*
Restaurante, albergue del Puerto de la Ragua, sobre los 2.000 m.a. al que llegamos a las 2h. 30' de tiempo invertido y sobre la ruta hasta ahora realizada.
*
Para interceptar con la carretera A-337, sobre los 1.950 m.a., al cabo de las 2 h.20' desde el inicio de la caminata
*
Altura que ya vemos y llevamos a nuestras espaldas con el Puerto de la Ragua bajo aquellas nubes que presagiaban lluvia
*
...alcanzamos este carril carretero sobre el que nos encontramos, con unas buenas vistas hacia el camino recorrido y con la localidad de Ferreira a nuestras espaldas. Habiendo superado en este punto los 510 m. de desnivel. Así que ya estábamos sobre los 1.710 m.a.
*
Y sube que te sube, metro a metro...
*
Y a su paso, seguimos con más castaños. Todo un disfrute de vegetación y paisaje por esta zona de la ruta
*
Sendero que a partir de aquí ya empieza a subir y subir, hoy literalmente hasta las nubes
*
Natalio el de la Venta junto al nuestro, el del Club
*
Venta Natalio que ya tenemos delante y hasta la que nos acercamos para charlar con su dueño y que se encuentra ubicada en la junta de los ríos Chico y Hondo
*
Y que hoy estaba lleno de luz y de colorido
*
Sendero que no es otro que el mismísimo GR-7
*
Zona esta a la que los lugareños llaman "El Castañar" y acertadamente como vemos. Y como muestra, sirva este enorme ejemplar como recuerdo del instante
*
Pasando al poco, como referencia, junto a la Ermita de la Virgen de la Cabeza
*
Agua que, como vemos, corre y mana de fuentes y acequias
*
Camino junto a la margen derecha del río Chico y que está plagado de enormes y frondosos castaños y nogales
*
Camino que tomamos todo recto y seguido por el camino del río, pasando al poco junto a estos restos de sus antiguos lavaderos
*
Localidad de Ferreira a la que llegamos alrededor de las 10 h. Aquí vemos la iglesia parroquial, con su altiva torre de estilo mudéjar, de este acogedor municipio a nuestro paso por la Plaza del mismo
*
Salida de sol que nos sorprende de camino hacia la localidad granadina de Ferreira
*
FERREIRA - PUERTO DE LA RAGUA - BAYÁRCAL

La ruta de hoy nos conduce hasta la comarca granadina de Guadix para pasar a continuación desde la vertiente Norte a la Sur de Sierra Nevada. Paso obligado antaño para viajeros, comerciantes, peregrinos, militares que cruzaban desde la Hoya de Guadix - Comarca del Marquesado hacia la Alpujarra granadina o almeriense y/o viceversa.
Enclave que ha sido tomado desde la antigüedad por los sucesivos pueblos que lo han ido dominando y usado como pago y arma, según los tiempos y circunstancias.
Remontándonos al periodo del Al Andalus, las mismas estuvieron habitadas por árabes, sirios, muladíes, mozárabes y beréberes. En la actualidad continúa como paso obligado de viajeros. Adjudicándose el turismo rural y el deporte, en los últimos tiempos, esa otra vía más de despegue de estas tierras tan abiertas como generosas. Aunque la verdad sea dicha que con mucho déficit en las comunicaciones hasta no hace mucho, dado entre otros el desnivel tan grande existente y la abruptuosidad del terreno. Muestra de ello, la cantidad de barrancos, sobre todo en la vertiente sur, que hay que salvar para transitar y caminar por ellas.
Pero volvamos al camino de los pasos... La ruta la iniciamos, sobre las 10 horas, a la entrada del pueblo de Ferreira (1.200 m.a.), y como es de las consideradas lineales en esta ocasión echamos mano de nuevo al transporte colectivo. Así que allí mismo que nos dejó el autobús a todo el grupo para volver a recogernos al finalizarla en Bayárcal.
Primeros pasos que damos callejeando por este bello municipio de Ferreira, cuya etimología está asociada al mineral de hierro que abunda por toda esta comarca. Termino municipal de Ferreira que está incluido casi en su totalidad dentro de los límites del Parque Natural de Sierra Nevada y por el que continuamos caminando hasta que llegamos a la Plaza, observando mientras tanto algunos restos históricos de su antigua fortaleza, baños, palacetes e iglesia parroquial, levantada en el siglo XVI casi inmediatamente después de la conquista por los cristianos, que tiene una preciosa y altiva torre de estilo mudéjar.
Una vez atravesado su casco urbano nos dirigimos al barranco de Ferreira por el camino que conduce a la Ermita de la Virgen de la Cabeza, enclavada esta en un hermoso paraje al que los vecinos llaman El Castañar, y que en unos pocos metros nos llevará hasta el río. La ruta continúa ahora en una leve ascensión junto al río o arroyo Chico, mientras que nos deleitamos con los hermosos ejemplares de castaños y nogales que nos salen al paso y que nos encontraremos a lo largo del mismo hasta la junta de los ríos o arroyos Hondo y Chico, en donde está ubicada una de las antiguas ventas de arrieros, hoy rehabilitada como cortijo y huerta. Se trata de la Venta Natalio y en donde el mismísimo dueño, hijo también de ventero, (sin ir muy lejos en el espacio y tiempo, el de la Venta Mariano), nos sale al encuentro para charlar con nosotros, haciendo gala, cómo no, de ese humor tan sano y sabio que le caracteriza.
En este punto iniciamos la subida más fuerte que tiene la ruta (que transcurre en su totalidad por el trazado del sendero de largo recorrido GR-7), ascendiendo primero hasta cruzarnos con un carril carretero, en donde nos encontramos ya con gente buscando setas por sus alrededores, a los 7 km. de recorrido desde que iniciamos la marcha y a unos 1.710 m.a. y en donde podemos recrearnos con las vistas ganadas hasta el momento, con las de Ferrerira incluidas allá abajo, como una pequeña mancha blanca tan dimunuta. Para continuar seguidamente caminando por un cortafuegos durante un corto periodo de tiempo. Alcanzando al final la carretera, la A-337, sobre los 1.950 m.a. y de acceso al Puerto. Dos horas y media aproximadamente invertidas desde que comenzamos la caminata en Ferreira hasta el puerto de la Ragua (2.000 m.a.), en donde recobraremos fuerzas con un merecido descanso y ese tentempié que te alimenta.
Puerto de la Ragua, palabra cuya etimología - Rawab - significa "recogimiento de aguas", al que le deseamos una pronta nevada para que tome ese aspecto tan característico y propio de la alta montaña que le corresponde.
Así que para allá abajo que vamos ahora a continuación desde el Puerto caminando junto a la carretera al principio, y siguiendo prácticamente su trazado, retomando el GR-7 que comparte señalización con el GR-140 que discurre entre el Puerto de la Ragua y el Cabo de Gata, con paso obligado naturalmente por Bayárcal. Llamándonos la atención la paz y tranquilidad de estos parajes. Entorno del Puerto de la Ragua que está formado por repoblaciones bastantes densas de Pinus sylvestris y un matorral almohadillado espinoso. Siendo el piornal la vegetación dominante, y si tenemos suerte y los descubrimos, con la presencia de endemismos propios de esta zona enmarcada dentro del piso oromediterráneo ( Digitalis purpurea subsp.nevadensis, Senecio granatensis, Centranthus nevadensis, etc.) y en el barranco, gracias a la presencia del agua, numerosas especies que forman parte de las distintas comunidades riparias presentes.
Destacando además ese paisaje tan característico en forma de choperas, saucedas, alisedas, fresnedas, herbazales, juncales y que nos vamos encontrando, generalmente acompañadas de una orla espinosa de zarzas, escaramujos, agracejos, majuelos y rascaviejas. Cuando el sendero sale del pinar, nos tropezamos con un enorme peñon como atalaya y guardián de una hermosa alameda que custodia allá abajo. Caminando ahora junto al curso del Arroyo Palancón, separador de las dos provincias hermanas de Almería y Granada y que más adelante se junta con el Anchuelo; naciendo éste, a su vez, en la Loma de los Posterillos que baja del Chullo. A nuestra izquierda tenemos el barranco del Granizo que desciende desde la cara Oeste del Chullo. Escuchando cómo el rumor de la poca agua que baja, acompañándonos, llama nuestra atención.
Decir también, como referencia, que sobre las 14:30 h. llegamos a la Posada de los Arrieros en donde hacemos la parada obligada para descansar de nuevo y tomarnos ese bocadillo que nos sabe a gloria terrestre. Posada que junto con la Venta de Ferreira, situada a 2 Km. de la cima, destacado puesto de avituallamiento en el pasado, y el Pilar de las Yeguas en el mismo Puerto de la Ragua, con fuente dotada de varios caños y techumbre para resguardarse, eran puntos estratégicos en el camino hacia el Puerto en caso de mal tiempo.
Tras reponer fuerzas pues y cargar las baterías, sobre las 15:00 h., continuamos con la ruta prevista barranco abajo junto al lecho del río primero, cruzándolo en varias ocasiones; y el arbolado en forma de álamos, principalmente, y el sotobosque anteriormente descrito nos sigue acompañando, convirtiendo en más que agradable nuestros pasos.
Al rato, pasamos por algunos tajos de importancia y varios puntales en los que merece la pena asomarse, barranco abajo del río Anchuelo, observando cómo las encinas han ido ocupando el lugar de la anterior vegetación, ya que la solana va haciendo acto de presencia. Aunque hoy, por suerte, nos acompañó una débil lluvia que hizo que la temperatura bajase un poco y el calor no nos castigara tanto.
Algunos robles melojos nos salen al encuentro cerca ya del pueblo, en una zona en donde la rascavieja o rascasayos y la carrasca nos indican que tuvo que existir por aquí, antaño, un espeso bosque. Localidad de Bayárcal (1.250 m.a.), la más alta de toda la provincia almeriense, hasta la que nos acercamos tras una pequeña y última ascensión que desemboca en la carretera de acceso al pueblo, con unos enormes castaños, en su margen izquierda, a modo de bienvenida.
Punto y final de esta ruta sobre las 17 :15 h. que nos ha ensañado tanto; y tras la que, mientras el autobús esperaba al resto de componentes, decidimos hacer una pequeña visita turística a esta hermosa localidad alpujarreña.
Destacando que en ella se alza una de las fortificaciones más importantes que controló todo el trasiego del Puerto de la Ragua durante toda la Edad Media musulmana. Así como su iglesia de estilo mudéjar que guarda en su interior bellas tallas barrocas de los siglos XV y XVI de la escuela Granadina de Alonso Cano, como la del patrón de la localidad: San Francisco Javier y la Inmaculada; además de su privilegiado enclave tan puro y natural como valor añadido.
Variedad y riqueza, como vemos pues, de estas tierras y que sería la excusa perfecta para volver a visitarlas muy pronto.
*
- Acceso: Tomando la A-92 desde Granada con dirección Almería, la abandonamos en la salida 312, hasta la localidad granadina de Ferrerira en autobús.
- Participantes: 38 del Club Senderista El Bastón
- Itinerario: Ferrerira - Puerto de la Ragua - Bayárcal por el sendero de largo recorrido GR-7)
- Duración del recorrido: 7 h. 15' en total, incluidos descansos ( unas 6 h. sin descansos)
- Distancia del recorrido: 23,5 Km.
- Trayecto: lineal
- Desniveles alcanzados en la ruta: Subida, desde Ferreira al Puerto de la Ragua: 800 m. – Bajada, desde el Puerto a Bayárcal: 750 m.
- Dificultad: Media
- Agua: Ferreira – Puerto de la Ragua - Bayárcal